Páginas

11.9.17

Aquella mañana...



Luis Sepúlveda, hoje, no Facebook:

Algún día los jóvenes chilenos abrirán un libro de historia y leerán que, la mañana del 11 de septiembre de 1973, en el palacio de La Moneda medio en llamas y recibiendo fuego graneado de los más de dos mil soldados desplegados rodeándolo, un grupo de hombres resistía.

Leerán que eran tan jóvenes como ellos, llenos de sueños, esperanzas, planes de futuro, pero habían decidido permanecer junto al hombre que representaba esos sueños y esperanzas. Ese hombre se llamaba Salvador Allende, y los que resistían junto él eran los integrantes del GAP -Grupo de Amigos Personales- con el mismo Allende denominó a su escolta formada por militantes socialistas, y un grupo de detectives leales a la constitución chilena.

Esos jóvenes leerán que a esa hora, desde el vecino ministerio de obras públicas, otro grupo del GAP disparaba sobre las tropas golpistas con la idea de establecer un pasillo de seguridad que permitiera la salida del Compañero Presidente.

A gritos, porque no funcionaban ni los teléfonos ni los walkie talkies, los GAP comandados por "Patán" comunicaron a los defensores de LA Moneda que mantendrían fuego graneado sobre las tropas, y que necesitaban un tirador desde La Moneda para establecer fuego cruzado.

Los jóvenes de mañana leerán que en ese momento Antonio Aguirre Vásquez, GAP, se echó sobre los hombros la cinta de proyectiles e instaló la ametralladora punto 30 en uno de los balcones de La Moneda.

Los jóvenes de mañana se preguntarán tal vez por qué no salió Allende bajo la protección del fuego cruzado de los GAP, y hasta ellos llegará la voz alta y firme de otro combatiente, "Eladio": ¡El doctor dice que se quedará hasta el final.Y nosotros también! Y los jóvenes de mañana leerán que a esa hora un puñado de hombres valientes, los GAP y los detectives leales, entraron a la historia de los héroes, y se sentirán orgullosos.

¡Honor y Gloria a los combatientes de La Moneda! 
.

0 comments: